viernes, 9 de enero de 2015

Grs y sldos

Hola a todos.

Estarán ustedes de acuerdo conmigo de que la escritura es uno de los mejores regalos que el Hombre se ha dado a sí mismo. Luego vendría la imprenta que haría posible el libro para muchos, más tarde los periódicos y las revistas que ya no sólo tenían letras sino también fotografías de lo que acontecía mientras el telégrafo llevaba las palabras con noticias y pensamientos, de modo misterioso, de un sitio para otro. Por último tenemos (y no pensemos en lo que está por venir) la escritura en los teléfonos móviles con un invento cuyo nombre suena a guasa: el WhatsApp. Es ésta una aplicación informática que nos permite comunicarnos de forma rápida con otro u otros teléfonos que igualmente cuenten con la misma. Y como es una forma rápida, nosotros que somos así de inconformistas queremos hacerla más rápida aún. Y por ello la hemos dotado de los emoticonos para denotar con un simple dibujo nuestro particular estado de ánimo en el momento de escribir el mensaje o, mejor aún, para decir como debe sentirse nuestro lejano (cercano tantas veces) interlocutor. Para ello nos proveen con círculos pequeños con caras harto sonrientes o mucho más sonrientes aun si cabe, caras tristes o llorosas, y un número grande de otras tantas expresiones de todo tipo, humana o animal, amén de decenas de otras cosas. Así, con un pizco de nada, decimos un montón.

Claro que esto no es nuevo porque hace lustros ya que se inventó aquel anagrama anglosajón -que aun se usa- en el que con un corazón y tres letras se dice una sentencia que dice mucho:
 I (corazón) NY = Amo a Nueva York.

Lo que antecede viene a propósito de la manía que tiene mucha gente de comerse algunas letras (sobre todo vocales) a la hora de escribir en los WhatsApp y en todo lo relacionado con lo digital.Sirva este ejemplo de lo que decimos: se usa la letra k en lugar de la palabra que con una frecuencia que asombra. Y asombra igualmente otras tantas formas de escribir que son un soterrado puntapié al idioma y a la corrección gramatical. Yo -disculpen por señalar- me he quedado dubitativo al encontrarme hace muy poco con las letras que dan título a esta entrada: Grs y sldos. Después de mucho pensar (tanto como lo harían en su día los descubridores de la piedra Roseta), y con mucha suerte, terminé descubriendo su significado: Gracias y saludos.

Entiendo que la simplificación no está nada mal, aunque bien pensado creo que la letra vocal 'o' sobra. ¿Se le fue el dedo al escribirla a quien mandaba el mensaje?

Te deseo un buen día. 

2 comentarios:

vanitaperal dijo...

El lenguaje evoluciona. Hoy en día donde la sociedad nos imprime un ritmo de lokos* nos ha llevado a simplificar a agilizar la escritura digital ayudado del pekeño* espacio donde esta contenido nuestro teclado.

Recuerdo q en un viaje a Noruega quede asombrado con algunas simplificaciones en el lenguaje... Pq* usar c, k, q cuando su pronunciación es prima hermana? Pq* usar b y v cuando la mayoría no sabemos pronunciarla diferentes? La s y la Z... + de lo mismo. Hay quien dice q* se perdería muxo* de nuestra cultura y riqueza.... Quien sabe si esto nos llevará a un lenguaje internacional. Salu2

Armando dijo...

Abreviaturas, con prisas y muchas veces, y a pesar de las nuevas tecnologías y adelantos de todo tipo, el ser humano ha retrocedido en muchos aspectos para hacer de sus vidas un lugar de más sosiego.
Saludos de otro grancanario .
Un abrazo.