miércoles, 29 de diciembre de 2010

Hera

Hola a todos.
No quisiera despedir el año (para no atraerme la ojeriza de los dioses) sin antes haber escrito unas notas sobre la diosa del Olimpo que nos faltaba en la lista de los dioses mayores. Recordarán ustedes a Zeus, dios del trueno y el cielo y supervisor del universo, a Deméter, diosa de la agricultura y portadora de las estaciones, a Hades, dios de los muertos, encargado del inframundo, a Hestia, responsable del sagrado fuego del hogar y de los altares, a Poseidón, el que agita la tierra produciendo los terremotos y dios del mar y de las tormentas; y recordarán, seguro que sí, que no habíamos hablado de Hera, esposa y hermana de Zeus, a cuyo cargo están los nacimientos y los matrimonios.

Hera, quien eligió la vaca, y luego el pavo real y el león como emblemas, pues queriendo dar buenos ejemplos a dioses y mortales no quería parecer tan simple como una vaca. Tenía que hablar de Hera, la de larga cabellera, para no atraer sobre nosotros los males que por mi descuido pudieran mandarnos los señores mitológicos.

Aunque bien mirado, estos seis hermanos, hijos de Crono y de Rea, no siempre coinciden en sus deseos, y posible fuera que no se pusieran de acuerdo para castigarnos. Cuenta Homero en La Ilíada que mientras Zeus estaba a favor de los teucros que defendían Troya, Hera no ocultaba sus preferencias por los dánaos y los aqueos de cóncavas naves. Y pone en sus bocas estas palabras:

Zeus: ¡Desdichada! ¿Qué graves ofensas te infieren Príamo y sus hijos para que continuamente anheles destruir la bien fortificada ciudad de Ilión? Si trasponiendo las puertas de los altos muros, se comieran crudos a Príamo, a sus hijos y a los demás troyanos, quizá tu cólera se apaciguara. Haz lo que te plazca; no sea que de esta disputa se origine una gran riña entre nosotros...

Hera: Tres son las ciudades que más quiero: Argos, Esparta y Micenas la de anchas calles, destrúyelas cuando las aborrezca tu corazón, y no las defenderé, ni me opondré siquiera. Y si me opusiese y no te permitiere destruirlas, nada conseguiría, porque tu poder es muy superior...

Hera se gastaba su buena dosis de mala uva. No solo se disgustaba con su hermano y esposo sino que como diosa de los nacimientos retrasaba éstos a su conveniencia para perjudicarle. Así retrasó el nacimiento de Heracles, sentándose en la puerta, hasta que Euristeo, su protegido, nace primero. También, secuestrando a Ilitía diosa de los partos, evitó que Leto se pusiese de parto ya que Zeus era el padre de Artemisa y Apolo, los hijos que iba a tener. Y cuando iba a nacer Atenea, hija de Metis y de Zeus, Hera, celosa, engendró a su vez a Hefesto sin que Zeus fuera el padre.

La pobre Hera, cansada de infidelidades conyugales, dedicaba la mayor parte de su tiempo a tramar venganzas contra las ninfas que eran seducidas por su voluptuoso marido, dios de los dioses del Olimpo.

Con todo ello te deseo un buen día, y que todos tus sueños y deseos, con la ayuda de los dioses, se cumplan en el año que va a nacer.

P.S. Foto tomado de imágenes de Google:
Zeus con su hermana y esposa Hera.
Pintado por Annibale Carracci 1560-1609.


domingo, 26 de diciembre de 2010

Visitantes ilustres

Hola a todos.
Haciendo honor a nue
stra tradicional acogida de siempre a los forasteros que arriban a nuestras islas tenemos entre nosotros, alojados en la calle Mayor de Triana, que es tanto como decir en la parte noble de esta isla afortunada, a unos visitantes ilustres que han llegado por invitación del Ayuntamiento de la ciudad y el patrocinio de la Obra Social de La Caixa. Son estos turistas de excepción, nada más y nada menos, que El Pensador, y seis magníficos representantes del pueblo francés conocidos como los Burgueses de Calais, de
Auguste Rodín. No es frecuente este tipo de visitas y por ello es de agradecer esta iniciativa. Las siete esculturas, pues de esculturas se trata, son una muestra de lo que manos de artistas excepcionales pueden hacer con el cincel: caras atormentadas; brazos hercúleos en los que venas y músculos están a flor de piel; harapos o desnudos; sogas o cadenas; ojos vigorosos...

Mejores plumas que la mía y mejores cámaras han dejado constancia de este evento. De ellas he tomado prestadas dos, para ustedes, a las que les invito a entrar. Podrán ver una muestra fotográfica si pinchan aquí (fotografías), e información de la buena sobre la muestra y el genial escultor en la información que he encontrado en el blog arteenlared.com.

Te deseo un buen día



miércoles, 22 de diciembre de 2010

Oraciones

Según he ido avanzando en la lectura de La Iliada, que hago con lentitud y sosiego, he ido apreciando en casi todos los Cantos (o capítulos) las oraciones comparativas que me han ido saliendo al paso, preciosas todas ellas, que comienzan, casi siempre, con el adverbio comparativo como y en algunos casos con una expresión equivalente. Tenemos por ejemplo:

Como el perro que acosa con ágiles pies a un jabalí o a un león, le muerde por detrás, ya los muslos ya las nalgas, y observa si vuelve la cara; de igual modo perseguía Héctor a los melenudos aqueos, matando al que se rezagaba, y ellos huían espantados.

O esta otra:

Como el Céfiro cayendo sobre el mar encrespa las olas, y el ponto negrea, de semejante modo sentáronse en la llanura las hileras de aqueos y teucros.

Me gustan mucho estas oraciones. En mi opinión resultan un alarde de estilo del buen escritor que fue Homero, (a quien se atribuyen La Ilíada y La Odisea), quien en la primera recoge de los rapsodas el poema de los hechos de guerra en el último año del asedio a Troya. Veamos algunos de los comienzos:

Como un cazador azuza a los perros de blancos dientes contra un montaraz jabalí o contra un león, así...

Como los perros y los florecientes
mozos cercan y embisten a un jabalí que sale de la espesa selva aguzando en sus corvas mandíbulas los blancos colmillos, y aunque la fiera cruja los dientes y aparezca terrible, resisten firmemente, así...

Como el hinchado torrente que acreció la lluvia de Zeus baja rebosante por los montes a la llanura, arrastra muchos pinos y encinas secas y arroja al mar gran cantidad de cieno, así...

Al encontrarme con una de estas frecuentes oraciones la leo, sigo con todo el párrafo en el que está hasta un punto y aparte, y entonces vuelvo atrás para saborearla.
Como trato de saborear ahora y en esta vida todas las cosas buenas.

Te deseo un buen día, y una muy Feliz Navidad.

domingo, 19 de diciembre de 2010

La Sorrueda

Hola a a todos.
La presa de La Sorrueda está casi llena. Tanto que a simple vista podemos decir que tan solo le falta una cuarta para rebosar, cosa que ocurrirá a buen seguro con las próximas lluvias en el sur de la isla. Hemos venido hasta la presa un animoso grupo de caminantes, alumnos de Peritia et Doctrina de la ULPGC con nuestro profesor de Movimiento y Mecánica Corporal, a una clase práctica, con el propósito de recorrer los kilómetros que van desde la presa hasta el barrio de Sardina del Sur caminando por el fondo del barranco. Nos acompaña un guía joven, apasionado y sabedor de las cosas de Gran Canaria. Antes de llegarnos a la presa pasamos por el palmeral que lleva el mismo nombre y reconocemos, por el color negro de los troncos, aquellos ejemplares de palmeras canarias que resultaron dañados en el incendio devorador de hace unos años. Gracias hemos de dar a que a estas palmeras, al igual que el pino canario, llevan en sus genes el remedio para sobrevivir a los incendios. Esto se debe, nos dice el guía, a que el pino y la palmera canarias tuvieron que aprender a vivir en tiempos muy lejanos cuando los volcanes incendiaban la isla.

El agua de la presa, retenida con cariño por el muro de tierra y piedras, se emplea para regar las extensas fincas de árboles que dan naranjas, limones, papayos y aguacates, que veremos más tarde al llegar a nuestro destino. Baja entubada por el mismo camino que recorremos mientras gozamos con el silencio del barranco y con la vegetación autóctona donde no faltan ejemplares vistosos de la bella flora insular. A medio camino un rebaño numeroso de cabras y una instalación agropecuaria rompe la soledad del barranco. Por las montañas que se yerguen orgullosas a un lado y al otro vemos el color dejado por la erosión del agua y el viento a través de millones de años en la negra piedra volcánica. Las laderas aparecen cubiertas de verde. Verde de las tabaibas que, si durante el resto del año muestran el ocre de los tallos que se confunde con la tierra, al llegar estas fechas reverdecen llenándose por completo de hojas nuevas que cubren las montañas del sur.

La clase práctica nos ha enseñado muchas cosas. Una de ellas es que aun siendo mayores podemos disfrutar perfectamente de un agradable pateo por el fondo de un bonito barranco.

Te deseo un buen día.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Felices Pascuas

Hola a todos.
Según el refrán de la gente vieja "por Santa Lucía, cantan pascuas en once días". Me acordé de este refrán el pasado día 13, festividad de Lucía de Siracusa, patrona de los ciegos. Ya en este día las calles principales, plazas y edificios emblemáticos de las ciudades aparecen iluminadas pues se colocan cientos de bombillas por todas partes e incluso alrededor de los troncos y ramas de árboles y palmeras queriendo con ello traernos una pizca de calor navideño. Los belenes de multiplican y los escaparates se decoran con motivos varios que nos recuerdan que el invierno está al llegar.

Las Palmas, ciudad abierta a todas las banderas como su puerto de La Luz, que cantó Tomás Morales, no podía quedar al margen de estas costumbre. Así lucen engalanadas sus mejores calles y los Nacimientos tradicionales dejan hueco a los de nueva tendencia como el de arena, grande y majestuoso, de la Playa de Las Canteras. Tenemos además este año un nuevo belén de porte estupendo. Me refiero al que han instalado en el patio de las Casas Consistoriales de la Plaza de Santa Ana. Es sencillo pese al empaque de sus figuras que lucen las ropas de nuestros antepasados grancanarios de hace algunos siglos. Y estas figuras se 'mueven' por calles y plazas que recrean el señorial barrio de Vegueta con edificios y con iglesias perfectamente identificables como así reconocible es la fachada principal de nuestra catedral de Santa Ana. Un verdadero lujo, te lo prometo.


Te deseo un buen día.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Vida agradable

"El valle... Aquel valle significaba mucho para Daniel, el Mochuelo.
Bien mirado, significaba todo para él. En el valle habia nacido y,
en once años, jamás franqueó la cadena de altas montañas que
lo circuían. Ni experimentó la necesidad de hacerlo siquiera".
(Miguel Delibes. El Camino).


Hola a todos.
Una buena película y una buena lectura ayudan para tener una vida agradable. Y de las dos cosas he tenido yo en la última semana. Fui al cine después de mucho tiempo a ver Entrelobos, película de la que había escuchado comentarios favorables en RNE y no quería perdérmela. El tema, basado en un hecho real, era sugerente: un niño, Marcos, que crece en el interior de Sierra Morena, provincia de Córdoba, y que durante doce años convive con lobos convirtiéndose en su líder; un argumento que me hablaba de aventuras, de animales salvajes y de paisajes grandiosos. Vi la película y me gustó la acción y me gustaron los diálogos y la interpretación del puñado de artistas, sobre todo, la del chaval -Manolillo- que hace de Marcos, y las secuencias con animales como por ejemplo la de los numerosos buitres volando en el cielo preparándose para descuatizar un cadáver que son increíblemente reales.

La buena lectura me vino de la mano de Miguel Delibes con su novela El Camino. La leí casi de un tirón. Sus capítulos, cortos y profundos, nos pone a la vista las inquietudes de un niño que tiene que ir a la ciudad a 'progresar'. El niño, Daniel, el Mochuelo, recordará en una noche su vida en el valle junto a sus amigos Roque, el Moñigo, y Germán, el Tiñoso. Y verá en esta noche en vela a las mujeres y hombres de su pequeño mundo. A la Guindilla mayor y a su gato, al que Daniel dirige los rayos del sol aumentados con una lupa causándole quemaduras; a la Guindilla menor que huyó con un hombre; a las Lepóridas; a don José, el cura, que era un gran santo; al zapatero, padre del Tiñoso; al herrero, que lo era del Moñigo; a Tomás, el Indiano, y a Pancho el Sindiós, y, cómo no, al quesero que era el padre de Daniel, el Mochuelo, y que había ahorrado para que su hijo progresara. Todos caben en el Valle. Caben la Mica, hija del Indiano, a quien admiraban en su belleza, y cabe la pequeña Mariuca-uca con su carita llena de pecas...

Te deseo un buen día.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Tiempos difíciles

Hola a todos.
¡Qué tiempos!, Señor, qué tiempos! Vivimos tiempos difíciles en el día a día. Y tiempos interesantes en clave política. El último acontecimiento a nivel nacional nos viene dado por la espantada general de los controladores aéreos que ha dejado los aeropuertos hechos unos zorros. Espantada o huelga que ha terminado con la militarización de los susodichos y que ha dejado en el camino miles de historias desagradables de pasajeros desesperados en busca de vuelo.

Mientras sigue la jugada de Marruecos reivindicando Ceuta y Melilla que va a más cuando los ánimos están aun bajo los efectos del problema generado en el Sahara por el desmantelamiento del campamento saharaui; y siguen los mercados financieros erre que erre poniéndonos la cuerda al cuello para terminar de asfixiarnos; y el empleo que no crece con las tremendas cifras de paro que ya ni nos abruman por sernos familiares. y no se libra, no, ni tan siquiera el Papa como se pudo ver en su visita a nuestro país el mes pasado en la que gays y lesbianas a montones le agasajaron con besos a pares.


Todo empezó, supongo, cuando Zapatero no se levantó al paso de la bandera de los EEUU de América. ¿Recuerdan? Había comenzado la guerra de Irak y quien iba a ser nuestro Presidente quedó con el culo pegado al asiento en señal de protesta. Mala cosa. Seguro que la maldición del Tío Sam le acompaña y nos acompaña desde entonces y no hemos tenido descanso en sus dos legislaturas: conversaciones con ETA que terminó como el rosario de la aurora con el coche bomba en la T4; crisis que no quiso reconocer ni mentar; estatuto de Cataluña con sentencia posterior del Constitucional...

Menos mal que hemos ganado la Copa del Mundo de fútbol, y en tenis, y en coches, y en balonmano... qué si no, ¿cómo nos iría?

Te deseo un buen día.

martes, 30 de noviembre de 2010

Zeus

Hola a todos.
En verdad que Zeus tiene sus buenos bemoles. Zeus, que amontona las nubes; Zeus, que se complace en lanzar rayos; Zeus, que lleva la égida; Zeus, ufano de su gloria; Zeus, inmortal; Zeus, que reina desde el Ida gloriosísimo, máximo...

Homero da a Zeus, en la Ilíada, cuantos piropos se le ocurre. Y así el gran dios, engreído, dice de sí mismo:

¡Oidme todos, dioses y diosas, para que os manifieste lo que en el pecho mi corazón me dicta! Ninguno de vosotros, sea varón o hembra, se atreva a transgredir mi mandato; antes bien, asentid todos, a fin de que, cuanto antes, lleve a cabo lo que pretendo. El dios que intente separarse de los demás y socorrer a los teucros o a los dánaos, como yo le vea, volverá afrentosamente golpeado al Olimpo; o cogiéndole, lo arrojaré al tenebroso Tártaro, muy lejos, en lo más profundo del báratro debajo de la tierra (...) y conocerá en seguida cuánto aventaja mi poder al de las demás deidades. Y si queréis, haced esta prueba, ¡oh dioses!, para que os convenzáis. Suspended del cielo áurea cadena, asíos todos, dioses y diosas, de la misma, y no os será posible arrastrar del cielo a la tierra a Zeus, árbitro supremo, por mucho que os fatiguéis; mas si yo me resolviese tirar de aquella, os levantaría con la tierra y el mar, ataría un cabo de la cadena en la cumbre del Olimpo y todo quedaría en el aire. Tan superior soy a los dioses y a los hombres.

Lo dicho, Zeus.

Te deseo un buen día.

domingo, 28 de noviembre de 2010

De zarzuela o folclore

Hola a todos.
No sé si hablar de zarzuela o de folclore. No sé. Tiraré una moneda al aire y si sale 'cara' será de una cosa y si sale 'cruz' será de otra. O tiraré un euro que es, mal que nos pese, nuestra moneda actual. Porque he tenido de las dos muestras de arte y con las dos lo he pasado estupendamente. Hacía tiempo que estaba por ir a escuchar y ver un espectáculo del llamado género chico y a pesar de que en Las Palmas se han celebrado, año tras año un Festival estupendo, siempre encontraba alguna excusa para no acudir. Por fin en este Festival, que hace el número XVIII, fui por dos veces y salí en ambas ocasiones del Teatro Cuyás encantado de la vida.

La semana anterior fue El Cantar del Arriero zarzuela que no conocía. Un pequeño enredo amoroso que el autor sitúa en una venta de La Puebla de Sanabria en Zamora. Me gustó la trama, las romanzas, los pases de baile... ¡Pena de mi oído medio sordo! Ayer fue la Antología de La Zarzuela. En este caso canciones de zarzuelas inolvidables como La del Soto del Parral, Los Gavilanes, Luisa Fernanda o Alma de Dios. Y así hasta diecinueve cuadros. Con magníficos artistas entregados, la Orquesta Sinfónica de Las Palmas y el Coro titular del Festival de la Zarzuela.

De otra parte un rato de distracción familiar en el teatrillo del centro parroquial de Escaleritas. Aquí no había que guardar el silencio respetuoso de un teatro de los de verdad. Era un espectáculo en play-back con canciones y música canaria. Su título: 'Nos vamos de Romería'. Aquí los artistas, todos aficionados, nos animaban a cantar con ellos, a reír con ellos, a emocionarnos con ellos. Y con sus canciones. Arroró canario, Somos costeros, Madre Canaria y otras muchas. Y al final el Pasodoble Islas Canarias que no es el himno oficial de la Comunidad pero como si lo fuera. Y baile. Y saludos entre los vecinos que nos vemos de tarde en tarde. Porque, todo hay que decirlo, celebrabamos un año más en la parroquia la fiesta de Santa Isabel de Hungría que es nuestra patrona.



Te deseo un buen día.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Fina lluvia

Hola a todos.
El domingo, el tiempo estaba macanudo para pasar un día de campo y, de casualidad, fue el día elegido para irnos como otras veces de excursión a Santa Cristina, lugar estupendo para un asadero. Fuimos con el Grupo de Mayores 'El Refugio'. Caía en este estupendo lugar un ligero chipichipi. Podíamos ver las nubes que venían desde lejos con el agua de la lluvia. Eran nubes vaporosas que al llegar sobre nosotros se deshilachaban dejando caer finas gotas, como de rocío. Después seguían su camino hacia las montañas regando los verdes cachos, las parcelas marrones y las casas. Las montañas quedaban envueltas por momentos en el velo misterioso de las nubes y asomaban y se escondían por entre los jirones mostrando sus cimas redondeadas. El sol quería salir con sus rayos, sin conseguirlo. Los árboles lloraban dejando resbalar de sus ramas las gotas que les sobraban.


De los fogones preparados para los asaderos se elevaba al cielo el humo, y el olor de la carne asada y de los chorizos parrilleros hacían la competencia a la paella que el veterano Richard y sus colaboradores hacían en una enorme paellera. Más tarde, sentado en una silla del pequeño bar, veía caer el día tomando un 'cortado' mientras gozaba de la grata paz del campo.

Te deseo un buen día.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Pequeña...

Hola a todos.
Muchas canciones guardo en el recuerdo de mis años jóvenes. Canciones sentimentales, acariciadoras, lentas, enamoradizas, tenues y cortas, apropiadas para ser bailadas en los bailes de juventud y en las reuniones caseras de amigos con el tocadiscos o pick-up. La mayoría están adormecidas esperando un motivo, un momento, para traerlas a flote y volver a medio cantarlas evocando algunas de sus estrofas o palabras. Me pasó hace unos días con esta canción que se cantaba en aquellos años. Su título, 'Pequeña Flor'. Su letra preciosa, canta así:

Yo arranqué
del jardín del amor
una pequeña flor
que en mi pecho guardé.

Talismán
que me hablaba de ti,
que cuidaba de mi

en el bien y en el mal,
pero se marchitó
y perdió su poder
porque ya tu querer murió.

De ese amor,
que era mi sueño azul

sólo me quedas tú,
pequeña flor.


Te guardaré
toda una eternidad

te besaré cuando quiera otra vez soñar

pues de aquel sueño de juventud,
sólo me quedas tú pequeña flor.


Me volvió a la memoria hace unos días como les dije porque vi en el parque, en uno de mis paseos con Pancho, una pequeña rama. Habían podado los jardineros unos matos de un parterre y los troncos cortados mostraban al cielo sus muñones pidiendo reverdecer. Tan solo quedaron unas pocas ramas, como muestras de que la vida sigue, y estas ramas, que lucen frescas y bonitas me hicieron enternecer. Y recordé la pequeña flor de la canción antigua y sin darme cuenta la estuve cantando, cuanto podía, el resto del recorrido. Al llegar a casa, la busqué, encontré la de Petula Clark, y la escuché.

Opinen ustedes oyendo la música, sin palabras, de esta bonita melodía.



Te deseo un buen día.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Poseidón

Hola a todos.
Zeus, desde su trono en el Olimpo, me ha regañado cariñosamente. Para ello ha pedido a su hermano Poseidón enfurecer las olas que llegan hasta las orillas de los acantilados y de las playas. Por ello en esta última semana nos llegaron olas con fuerza descomunal como solo corresponde al lenguaje de los dioses. El dios Poseidón, llamado Neptuno por los latinos, tiene en Melenara, playa de arenas negras, su asiento en forma de estatua que se levanta en el mar, y las olas en esta ocasión no perdonaron ni al mismo dios. Le rompieron, inmisericordes, la mano y el tridente.

Vi en ello una señal y no quise retrasar más mis deberes de cronista. Los hechos de los dioses deben ser loados y por ello me dispuse a leer y escribir sobre Poseidón, dios de los océanos y de los terremotos. Y así leí en La Iliada que los aqueos, durante la guerra de Troya, construyeron una muralla enorme con altas torres a partir de un túmulo funerario en el que habían quemado a sus muertos y un gran foso; este hecho lo comunicó Poseidón, el dios que sacude la tierra, a Zeus, y éste conminó a su hermano en estos términos:

-¡Oh dioses! ¡Tú, prepotente y batidor de la tierra, qué palabras proferiste! A un dios muy inferior en fuerza y ánimo podría asustarle tal pensamiento; pero no a ti, cuya fama se extenderá tanto como la luz de la aurora. ¡Ea!, cuando los aqueos, de larga cabellera, regresen en las naves a su patria tierra, derriba el muro, arrójalo entero al mar y enarena otra vez la espaciosa playa para que desaparezca la gran muralla aquea.

Más no solo se entretenía Poseidón con las fuerzas telúricas y de los océanos. Era el dios de los caballos, ya que se convertía en caballo para seducir a las mujeres. Tuvo una ristra de hijos pero no todos fueron humanos. Pretendió a Deméter. Ésta rechazó sus avances, transformándose en una yegua para poder esconderse en un rebaño de caballos, pero Poseidón advirtió el engaño, se convirtió en un semental y la raptó. El hijo de ambos fue un caballo, Arión, que tenía el don de la palabra. También violó a Medusa en un templo dedicado a Atenea por lo que esta diosa la convirtió en un monstruo, y de ella nació Pegaso y Crisaor. También Poseidón fue el padre de Tritón y del cíclope Polifemo.

En fin que los dioses y diosas se entretienen como pueden y mejor será dejar a Poseidón ocupado en sus asuntos amorosos para que se olvide de enviar sobre las playas tsunamis devastadores.

P.S. Apuntes de La Iliada, Wikipedia y otros. Foto de Imágenes de Google.

Te deseo un buen día.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Enredos

Hola a todos.
El móvil, al que uso como aparato de radio, me acompaña de continuo en mis paseos con Pancho y me sirve para escuchar música y temas varios y para mantenerme informado. Como es natural, con el móvil llevo los auriculares pues sin ellos se me haría más dificil la audición. Son los auriculares como un cordón umbilical que unen mis orejas al aparato escondido en el bolsillo de la camisa y créanme si les digo que tienen vida propia. Lo sé de buena tinta. Cada vez que dejo de escuchar la radio coloco con sumo cuidado los cables de los audífonos. Pero, cuando los cojo pasadas unas horas o pocos minutos están indefectiblemente hechos un ovillo, todos enredados. Como pasa con las cadenas finas de oro que no hay forma humana de que no formen nudos imposibles de quitar. A mí estas cosas me sublevan. Y por ello cada vez que cojo los auriculares los miro con rabia y comienzo a desenredarlos intentando hacerlo en pocos segundos. Imposible. A más rabia, mas tardo en tenerlos listos, y por ello más tardo en comenzar a disfrutar de la música o de lo que sea.

Aunque para enredo el que hay en el Sahara occidental. Enorme lío que nos queda bien cerca a los canarios que por tantas razones lo seguimos con inquietud. En éste, como en todos los conflictos de la Humanidad, el pez grande se come al chico y difícil lo tienen los sarahauis para hacer oír su voz ante el mundo. Tendrán estas personas que seguir durante mucho tiempo, me temo, en los campamentos para refugiados de Tinduf. Ahora las cosas han ido bien lejos con muertos por ambas partes según las confusas noticias que nos llegan a causa del desmantelamiento brutal del campamento de protesta saharaui en El Aaiun. Y en este enredo, por mucho que me subleve y que lamente, no puedo hacer nada salvo solidarizarme con los más débiles.

Te deseo un buen día.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Colillas

Hola a todos.
Estoy en el parque sentado en uno de mis bancos preferidos. Pancho a mi lado cierra los ojos y parece dormir complacido sintiendo la media docena de gotas de lluvia que le mojan el lomo. Yo miro sin ver lo que veo cada día. Estoy ausente y aun no he encendido la radio para escuchar las noticias últimas o los comentarios, festivos unos, graves otros, de los habituales en radio nacional. Pancho se agita al paso de un perro con su dueña y yo vuelvo al día. Miro sin interés y veo como siempre el césped bien cuidado, los árboles frondosos, las canchas deportivas, y a un lado y al otro los edificios hoy nublados pues la mañana está sin sol. Casi sin darme cuenta veo ¿por primera vez? las colillas en el suelo y empiezo a contarlas: una, dos, tres... siete, ocho, nueve; paso de la decena y llego a veinte, a treinta, a cuarenta.

Para entonces el gusanillo de la curiosidad me ha despabilado y siento interés por saber cuantas hay esparcidas junto al banco y un poco más allá. Casi todas son colillas bien apuradas o bien el tabaco se consumió por si sólo hasta que la lumbre se apagó, en otras queda todavía parte del papel y del denostado tabaco. Las hay con muestras de carmín indicando que era fumadora quien saboreó del cigarrillo; otras parecen haber pasado por los labios sin sufrir mientras algunas tienen muestras de haber sido mordidas por un fumador impaciente. Unas pocas son de ayer, estoy seguro, pero las más han sufrido el rigor de algunos inviernos y el calor de muchos veranos en este sitio desde que fueron arrojadas. Sigo contando y llego al centenar, y paso: ciento quince, ciento dieciséis... Ya me impaciento y quiero llegar hasta el final de la cuenta. Estoy nuevamente fuera de mí y ni siquiera hago caso de Pancho que ladra: ciento ochenta y dos, ciento ochenta y tres... Y así hasta las doscientas setenta y ocho pobres, escachadas, indiferentes, y libres de toda culpa, mis amigas las colillas.

Cuando termino el conteo exclamo sin poder aguantar mi asombro y con una especie de rabia contenida: ¡Coño! Ahora entiendo el porqué tenemos una ciudad tan, tan, pero que tan sucia. ¡Mejor les diera vergüenza!

Te deseo un buen día.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Parterres

Hola a todos.
Me atrevo a decir que la Avenida Mesa y López en Las Palmas nació con espíritu comercial y que fue por ello que Galerías Preciados se afincara aquí construyendo el edificio que lleva, o llevaba, su nombre, allá por los años sesenta del siglo pasado si no me falla la memoria. Luego vendría El Corte Inglés que construyó justo enfrente y los dos centros comerciales, enormes para la época, se disputarían los clientes de la capital y de la isla. Hasta que por cosas de la política por los tiempos en que Felipe González y su ministro Boyer mandaban, RUMASA, la empresa cuyo símbolo era la abeja, última propietaria de Galerías dio el batacazo, El Corte quedó con el partido ganado y pasó a dominar el negocio en la zona.

Pero no es de esto de lo que yo quería hablar pues es agua pasada que no mueve molino ni riega cercado de papas. Más bien quería referirme a un cambio pequeño pero significativo que está teniendo lugar en Las Ramblas de Mesa y López. Quienes por allí transiten podrán ver una cuadrilla de obreros trabajando para quitar los maceteros cuadrados y altos que están junto a los árboles, y dejando en su lugar parterres a ras de suelo de mayor tamaño y forma rectangular. Gana en vistosidad Las Ramblas y parecen más amplias. Se apetece el paseo aprovechando la sombra de los laureles, el verde del césped y el variado color de las flores.

Te deseo un buen día.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Gripe

Hola a todos.
Hace mes y medio que comenzó, según el almanaque, el otoño. Sin embargo, el clima no se ha enterado por estos peñascos atlánticos a los que algunos llaman islas asirocadas y otros, los más, Islas Canarias. Así hoy, sin ir más lejos, tenemos un día de calor y de calima que pa'qué. Me tiene, todo hay que decirlo, to'desclavao, con las rodillas crujiendo, la barriga alborrotá, y la cabeza que parece una jaula de grillos cantando a la luna. No crean, no, que es una gripe. Más bien creo que son los años. Porque vamos a ver, antiguamente, cuando la juventud campaba con respeto por mi cuerpo, estas cosas no me ocurrían. Claro que, en aquellos entonces yo trabajaba en lugar de estar aliado con la molicie y ya se sabe que la ociosidad es la madre de todos los vicios y de todas las enfermedades. Es lo que se dice, que el trabajo es salud. (Viva la tuberculosis, que decía el otro).

Pues bien, en éstas voy cuando me acuerdo con un ramalazo de profunda meditación, que para sí quisieran los monjes y ermitaños, de la denostada aunque simpática gripe A. La recordarán ustedes. Estuvo con nosotros buena parte del 2009 y principios del 2010 y si no pudo mandarnos para el otro barrio, casi, casi, que nos manda para un manicomio. Que si era gripe 'porcina', que si 'mejicana', que si... al final le pusieron de apellido la primera letra del alfabeto y ya está. La muy simpática y contagiosa gripe estuvo en boca de locutores y en los bolígrafos de articulistas días y días, semanas y semanas, meses y meses. Que si tantos muertos había causado..., que si era más benigna que la 'estacional'..., que si...

Más benigna no sé, pero me barrunto que a los laboratorios que se ocuparon de la vacuna contra el virus H1N1 éste fue beneficioso en grado sumo; y para los que nos daban consejos: ¿Recuerdan ustedes como teníamos que estornudar para no contagiar al de al lado? Eso, eso, ahí justito, en la parte anterior del codo...

Te deseo un buen día. Yo por si acaso, me voy a vacunar.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Juba II

Hola a todos.
Con unas palabras de bienvenida por parte del Vicerrector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y de la Coordinadora de la Diplomatura de Peritia et Doctrina se dio por iniciado el pasado martes el nuevo curso. Para unos es el primer año, de tres, y para otros, ya veteranos entre los que me cuento, es el último. De verdad que pasaron volando los cursos anteriores y seguro que pasará volando éste en el que además de clases interesantes tenemos en perspectiva la entrega de la orla, en un emocionante acto, a estos alumnos jóvenes que rondamos ya los setenta años (año arriba, año abajo).

El primer día de clases, el jueves, tuvimos Historia de Canarias, esa gran desconocida para casi todos, y estuvimos repasando como en una moviola lo acontecido en el archipiélago desde ya lejanos tiempos hasta aquellos en que distintas expediciones de europeos terminaron por apoderarse de las islas. Así supimos del navegante genovés Lancelotto Malocello, que dio nombre a Lanzarote y de los mercenarios y aventureros normandos Juan de Bethencourt y Gadifer de la Salle, que conquistaron Lanzarote y Fuerteventura pasando éstas a ser islas de Señorío, primeras del archipiélago que quedaron bajo el dominio de Castilla.

Y también llegamos a saber un dato de interés para nosotros los canarios: el primer texto en que el nombre de Canaria aparece. Está en la Historia natural de Plinio el Viejo, escrito en el siglo I de nuestra era, y copiado de otros en los que se da cuenta de la expedición mandada por Juba, rey de Mauritania y uno de los hombres más instruidos de su época, que deseaba conocer las islas que se extendían frente a su reino. Dice así:

- -Hállanse situadas (las Afortunadas) a poca distancia de las Purpurinas. La primera se llama Ombrios y no conserva vestigios de edificios, sino un estanque en sus montes; vénse en ella unos árboles a manera de férulas, que oprimidos dan, los de color oscuro, un licor amargo, y los más blancos, una agua muy grata al paladar. Llámase otra isla Junonia, y tiene un pequeño oratorio de piedra; inmediata a ella se descubre una de menores dimensiones y del mismo nombre. Encuéntrase después la isla Capraria, llena de grandes lagartos. Enfrente de ésta se levanta Nivaria, llamada así por estar casi siempre nebulosa y cubierta de nieve. No lejos de ésta se ve la isla de Canaria, así denominada por la multitud de perros de gran tamaño, de los que dos fueron llevados a Juba: en esta isla se descubren vestigios de edificios. Todo este archipiélago abunda en frutas, aves, palmas, pinos, miel...; en sus riachuelos crecen los juncos que sirven para hacer papel, y en sus mares se encuentran ciertos peces llamados siluros.

En fin, un principio de curso esperanzador.

Te deseo un buen día.

sábado, 30 de octubre de 2010

El Monasterio de Piedra

Hola a todos.
La guagua de línea nos lleva hacia el sur, en un apacible viaje, pasando por unos cuantos pueblos asentados sobre unas tierras de color grisáceo que parecen poco fértiles. Ya llegando a Calatayud empiezan a dejarse ver las montañas azules a lo lejos y trozos de verdor indican un cambio, favorecido, pienso, por el agua del río Jalón en cuyo valle se encuentra la ciudad. Seguimos hacia Nuévalos por carretera secundaria en la que nos acompaña un paisaje bastante bonito y sin pararnos en este pueblo agrícola llegamos al fin al Monasterio de Piedra.
.
Al bajar de la guagua caminamos un poco y nos situamos. Vemos una construcción que resulta ser un restaurante-cafetería; otra que es tienda de recuerdos y más a la derecha el monasterio propiamente dicho. Nos vamos a la entrada del Parque y tras pagar la entrada, (hay que pagar pues las instalaciones son de propiedad privada), entramos un poco despistados y enseguida nos asaltan unos fotógrafos que nos hacen fotos que luego nos querrán vender a la salida. A continuación el espectáculo de las aves rapaces: águilas, halcones, búhos y buitres que obedientes siguen las indicaciones de sus cuidadores en el parque.
.Y por fin el camino por bien cuidados senderos, disfrutando de la Naturaleza. Es una sinfonía de verdes y de ocres, de rojos y amarillos... y de agua. Árboles grandes cuyas copas se pierden en el azul del cielo; árboles frondosos de hoja caduca que a su alrededor, en el suelo, como alfombras de colores varios, las coleccionan; árboles jóvenes y verdes; rincones umbríos; enredaderas; tallos y ramas y hojas de árboles centenarios. Y el agua, por todas partes. Saltarina y espumosa en las cascadas o quieta y amansada en el lago del espejo. Y el rumor del agua al caer, y las mil y una filigranas, y el arco iris que se nos asoma escondido entre el agua y el ramaje.
.Salimos del Parque y nos sentamos en la cafetería a charlar y a tomar algo. Hablamos de nuestras impresiones, de cómo nos había gustado el sitio y de las ganas que teníamos de volver. Se nos olvidó así visitar el monasterio cisterciense (de 1195), el museo del vino, la exposición de la historia del chocolate, los carruajes y las truchas... Y nos prometimos que volveríamos a este incomparable rincón.

Te deseo un buen día.

martes, 26 de octubre de 2010

Encantos

Hola a todos.
No sé a ustedes pero a mí me gusta Zaragoza mogollón. De verdad que no he hecho muchas visitas a esta hermosa ciudad bañada por el Ebro pero aun así las ganas por volver aumentan en cada una de ellas. Posiblemente es la Virgen del Pilar quien desde su Basílica me atrae y me llama. O son sus gentes, personas activas que generan en mí estímulos posítivos, al igual que lo hacen los abundantes árboles que puedo ver por parques, jardines y aceras. Esta ciudad, al igual que todas las ciudades que se precien, va mostrando al viajero sus encantos poco a poco. Un plácido rincón aquí, una bella fachada en una casa escondida, una tienda antigua, un escaparate decorado con primor. El viajero, si es curioso, encuentra detalles que se escapan al caminante que sólo mira adelante. Cerca del hotel en que nos hospedamos, una casa de varias plantas de estilo modernista con esquina a dos calles llama mi atención. Es preciosa con sus balcones labrados y las filigranas de flores de las paredes exteriores; busco en ella la historia de la ciudad de principios del pasado siglo y me habla de esplendor, de buenos tiempos y de mejores labrantes.

En este mi último viaje -de momento- a Zaragoza he descubierto tres cosas, a saber: unos estupendos restaurantes con cocina aragonesa en los que pude comer las migas, el ternasco de Aragón, y un buen plato de conejo estupendamente cocinado; los tapices que guarda La Seo, que como nos informan, es una colección de sesenta y tres piezas de gran calidad astística y extraordinario valor por su rareza y antigüedad; preciosos tapices, digo yo, que quedo pensando como pueden hacer semejantes obras de arte entrelazando hilos de diferentes colores en la urdimbre de un telar; y por último el frío, no muy intenso todavía, que hace que los viandantes se arropen hasta las orejas. ¿Habrá sido el cierzo o es el viento que baja desde el Moncayo, según me advirtió al llegar un amable taxista?

Te deseo un buen día.

lunes, 18 de octubre de 2010

De viaje

Hola a todos.
Para no perder las buenas costumbres nos vamos otra vez de viaje. Nuevamente a Zaragoza a encontrarnos con la Virgen del Pilar aunque esta vez no vamos a coincidir con las fiestas en su honor. Nos perderemos por tanto la hermosa ofrenda de flores, de gladiolos y claveles blancos sobre todo para el enorme manto y rojos para la cruz de Lorena. Pero como al mal tiempo nada mejor que poner buena cara, nos iremos a un escondido bar cercano a la Seo que descubrimos en nuestra anterior visita, en donde unas estupendas sardinas asadas, y exquisitas manos de cerdo, seguro que nos están esperando.

Esta vez tenemos la intención de ir al Monasterio de Piedra situado a unos 105 kilómetros de Zaragoza. Estoy ilusionado como un chiquillo en la víspera de Reyes pues me han hablado maravillas de este sitio con sus cascadas de agua y su Naturaleza viva. Árboles variados de ribera como el chopo, el fresno, o el nogal, y truchas que bajan o suben por el río siguiendo costumbres ancestrales para la reproducción de la especie.

Seguro que el tiempo nos va a acompañar. Frío del bueno, intenso seguramente, de ése que invita a un buen vaso de vino, a un buen abrigo y a una comida copiosa. Y además, con las lluvias caídas en los últimos días seguro es que la corriente del río Piedra, (que nace en el Sistema Ibérico y es afluente del Jalón y éste de Ebro), vendrá con caudal suficiente para que la cola de caballo luzca bonita a rabiar.

Te deseo un buen día.

viernes, 15 de octubre de 2010

Hestia

Hola a todos.
Habíamos dejado a la diosa madre Deméter y a su hija Perséfone recibiendo complacidas los honores que los griegos les dedicaban mediante los misterios eleusinos. Hoy, los caminos nos llevan hasta la diosa Hestia, hermana de Deméter y de Hera y de los tres dioses varones Zeus, Hades y Poseidón. Veamos lo que nos dicen, nuestros amigos informantes en la red.

En la mitología griega Hestia es la diosa del fuego que da calor y vida a los hogares. Se entiende que era, por tanto, una diosa tan importante como especial pues sabemos que en aquellos tiempos no tenían luz eléctrica, ni cerillas ni mecheros, y ella se ocupaba de que el fuego no faltara en los altares de cada casa. Tan especial era, que Zeus le reservaba los lugares preeminentes de todas las casas y en las comilonas los mejores bocados eran para ella. Claro que Hestia, la pobre, tuvo que ceder en algo. Se comprometió a ser virgen siempre y por tanto hacía oídos sordos a los requerimientos de amor que le hacían estre otros Poseidón y Apolo. Como era virgen para ella sacrificaban una ternera menor de un año.


Una vez -nos cuentan- Príapo, que estaba borracho y era el dios menor de la fertilidad, tanto de la vegetación como de todos los animales relacionados con la vida agrícola, (vean como lo pintaron en Pompeya con un gran falo), intentó violar a la vírgen Hestia aprovechando que estaban todos dormidos. Entonces, el burro de Sileno, dios menor de la embriaguez, rebuznó despertando a la diosa. A partir de ese momento el asno fue su animal favorito, y supongo que la acompañaba en sus paseos por el Olimpo, pues casi que no salía a inmiscuirse en asuntos humanos.

Te deseo un buen día.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Canon de belleza

Hola a todos.
El canon de belleza de los antiguos griegos que nos acompaña desde los tiempos de Policleto habrá de ser revisado a partir de ahora. También el canon que nos decía que las medidas ideales para las mujeres hermosas debían ser 90-60-90. Ambos han quedado en mi opinión obsoletos. Me importa un comino que la nueva escultura del hombre sea un adefesio y que en la mujer las medidas sean desproporcionadas. Admitirán ustedes que los nuevos parámetros a adoptar por la Humanidad sean los de 33-700-70. Números que no obedecen a ninguna fórmula mágica y que pido sean grabados en el frontispicio de cuantos edificios públicos, palacios y monumentos tenemos en este mundo nuestro. Representan estos números el ejemplo más reciente de la lucha por la supervivencia y solidaridad humana. Son un ejemplo y un acicate para sobrellevar tantas y tantas calamidades como nos acongojan casi a diario.

33 mineros, 700 metros bajo tierra, 70 días para poder rescatarlos. Números mágicos que como quiera que se combinen dan un resultado alentador de esperanza. Cuando escribo estas líneas aun quedan veintitrés hombres sin salir en la mina San José, en Chile. Rezo porque el rescate termine felizmente para todos. Y no lo olviden, jueguen a estos números en la lotería de Navidad que seguro les traerá suerte.

Te deseo un buen día.

lunes, 11 de octubre de 2010

Olas preciosas

Hola a todos.
Estoy bien seguro, y ustedes perdonarán si yerro, que las olas que bañan la Playa de Las Canteras en Las Palmas de Gran Canaria se pusieron bien dichosas al saber de la noticia que nos trae a todos los grancanarios tan contentos que no cabemos dentro de nosotros mismos. Y no es para menos. Las olas saben de nuestros más íntimos deseos, de nuestras inquietudes, de nuestros amores; de nuestros afanes y de nuestras querencias. Saben las olas de los poetas nacidos en estas tierras, de los artistas, de los pintores, y de los que escriben cosas que pasan o que les sale de la mollera. Saben de todos nosotros, y por saber hasta saben que esta nueva nos alegra.

Y por ello las olas estaban contentas y saltaban y brincaban en la playa queriendo besar la arena. Eran olas revoltosas, majestuosas y altaneras en sus vuelos primorosos. Venían con arrullo de madre con sus blancas cabelleras alborotadas al viento. Cantaba el oleaje con dulce voz zalamera al retirarse la ola para volver más potente. Dichosa y sonriente estaba la playa. Porque la ciudad que acoge viste sus mejores galas para el título que desea. Ha pasado un primer paso, de gigante omnipotente, en su lucha por lograr lo que a ella le conviene. Sabe la ciudad canaria que lleva las de ganar pues si en su escudo luce emblema de seguridad en la palma, pronto ya podrá lucir título noble de sapiencia.

Para ella ha de ser el título de capital europea de la cultura. Será en el 2016 y espero que yo lo vea.



Te deseo un buen día.

sábado, 9 de octubre de 2010

Maldad

Hola a todos.
No le llevaré la contraria, en absoluto, a quien diga que estoy medio abobao con Pancho. Y no discutiré, si me dice que Pancho, el perro mediocarlino de mi hija Lule, es lo más lindo del mundo. Al contrario, contaré a quien quiera oírme que este precioso animal me da alegrías y satisfacciones sin cuento: que es bondadoso y agradecido, zalamero y alegre, juguetón y tranquilo; que me acaricia con sus ojos al mirarme, y con su lengua al lamerme las manos, y con sus dientes al morderme los dedos; que me busca cuando quiere que lo saque a paseo, que se sienta conmigo en los bancos del parque y camina por los senderos a mi paso, corriendo tras las palomas o los pájaros, adelantando su paso y retrocediendo para no perder el mío; que se tumba a mi lado cuando escribo y cuando leo. Diré a todos, aquello tan manido porque se dice de todos los perros, que dice que a Pancho tan sólo le falta hablar.

Entenderán por ello que la noticia periodística de hace unos días me revolviera las tripas y me causara náuseas. Un hombre, ¿de verdad era un hombre? ató a su perro al parachoques trasero de su coche y lo llevó no sé cuantos kilómetros por carretera rebotando sobre el asfalto, ladrando despavorido y de forma lastimera, hasta causarle la muerte. Denunciaron a este hombre, ¿no será un inhumano? y lo han condenado a seis meses de cárcel que puede eludir con el pago de dos mil quinientos euros.

Creo sinceramente que la condena no es suficiente para este mal nacido. Si el hecho es cierto, por el mal que infringió a un ser vivo, al que, al igual que a Pancho tan sólo le faltaría hablar, lo justo sería cortarle a este energúmeno los cataplines en rodajas bien finitas.

Te deseo un buen día.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Gandulitis

Hola a todos.
Tengo una pardela que no se la salta ni un camello de Fuerteventura. O una gandulitis, si ustedes lo prefieren. No sé, estoy como si me hubiera pasado por encima un camión de los Betancores ¿recuerdan ustedes? aquellos camiones grandes para la época, de ocho ruedas, que trajeron a la isla para transportar plátanos y que fue el pasmo de los nativos. Estoy por creer que lo que me pasa es que tengo el síndrome posvacacional. Ese síndrome que se han buscado en los últimos años y que cuando yo curraba no lo tenía nadie. Aunque ahora parece que lo tiene todo el mundo según se acaba el mes de agosto y así los medios, a falta de serpiente de verano, se hartan de hablar de lo mal que lo pasan los trabajadores en su regreso al tajo. También puede ser que el sol del verano aun no me ha salido del todo de la sesera. No sé. En fin, que voy a tumbarme un poquito después de hacer tanto esfuerzo para escribir estas tonterías.

Te deseo un buen día.

lunes, 4 de octubre de 2010

Misterios eleusinos

Hola a todos.
Deméter es la diosa madre: la diosa de la agricultura, del grano, de las cosechas. Nutricia pura de la tierra verde y joven, ciclo vivificador de la vida y la muerte, (nos dicen en Wikipedia). Seguramente, cuando el Hombre primitivo pasó a ser recolector y sedentario comenzó a adorar a aquellos seres superiores que le abastecían de comida complementaria a la carne. Y muy posiblemente el culto a Deméter y a su hija Perséfone tuvo lugar en Grecia ya desde los tiempos cretenses.

Recordemos que Deméter era hermana mayor de Zeus, de Poseidón y de Hades. De la hermosa hija de la diosa quedó prendado el dios de las riquezas del inframundo, Hades, quien la secuestró y la llevó con él a los infiernos, cuando la joven diosa jugaba con unas ninfas. Deméter deprimida abandonó el cuidado de la Tierra, y la Tierra se congeló, llegando el primer invierno. Entonces Zeus, preocupado, intervino y envió a Hermes a rescatar a la agraciada joven. Antes de liberarla, el dios Hades la engañó y la hizo comer seis semillas de granada, lo que la obligaba a retornar con él cada seis meses. Cuando Deméter y Perséfone estaban juntas, la Tierra florecía de vegetación, pero cuando Perséfone volvía al inframundo la Tierra se volvía un erial.

Los misterios eleusinos tuvieron lugar en la antigua Grecia aproximadamente desde el año 1.500 a.c. y se celebraron anualmente durante unos dos mil años. Eran ritos de iniciación al culto a las diosas de la fertilidad Deméter y Perséfone. Deméter había enseñado a los griegos los secretos de la agricultura y a quien primero lo hizo fue a Triptólemo, que fue así el primer iniciado.

Era Eleusis una población cercana a Atenas, a unos treinta kilómetros, en donde había un templo dedicado a la diosa madre. Y allí se celebraban honras en su honor. Y fue en el santuario de Eleusis en donde comenzaron a celebrarse los ritos de iniciación que dieron lugar a los misterios.

De los ritos propiamente dicho no se sabe nada pues a ellos solamente asistían los sacerdotes y los que iban a ser iniciados, y no ha quedado constancia escrita de lo que ocurría en el interior del templo. Se especula con la posibilidad de que en ellos se consumieran sustancias alucinógenas para intentar entrar en contacto con la divinidad.

De la parte que podemos llamar festiva sí han quedado datos. En los misterios mayores se hacía una procesión desde Atenas hasta Eleusis al estilo de las romerías que celebramos hoy. Duraba nueve días y la gente iba balanceando ramas, y en un determinado punto del camino, gritaban obscenidades en conmemoración de una vieja que —contando chistes impúdicos- había hecho sonreír a Deméter cuando ésta lloraba la pérdida de su hija. En los misterios menores los sacerdotes purificaban a los que iban a ser iniciados, sacrificaban un cerdo a Deméter y entonces se purificaban ellos mismos.

P.S. Notas tomadas de Wikipedia; fotos de Imágenes de Google.


Te deseo un buen día.

viernes, 1 de octubre de 2010

El Hades

Hola a todos.
Contanto a Zeus, los hermanos eran seis; tres y tres, diosas y dioses: Hestia, Deméter y Hera; Hades, Poseidón y Zeus. Tras la revuelta que se conoce como Titanomaquia que promovió Zeus al llegar a adulto para derrocar a su padre Crono, y a los Titanes, los dioses varones se repartieron el Universo echándoselo a suertes: Zeus consiguió el cielo y el aire; Poseidón los mares; y Hades, el inframundo, que es el mundo de los muertos, y todo lo que está bajo tierra.

No es Hades el dios de la muerte pues a éste se le personifica en Tánatos. Sí es quien gobierna el reino invisible al que van los muertos al dejar el mundo. Morada de los muertos que recibe el mismo nombre del dios: El Hades.


El Hades es, pues, el sitio al que tenían que ir los griegos antiguos cuando abicaban, o sea, cuando se iban pa'las plataneras. Y nos cuentan que los griegos no querían muchas amistades con el inflexible Hades pues sabían que una vez llevados a este su infierno, o su cielo, (Tártaro o Campos Elíseos, según fuera) no los dejaban volver. Para disuadirles del regreso contaba con el Can Cerberos, perro de tres cabezas, que era capaz de destripar a cualquiera. Y contaba, para que los muertos penetraran al inframundo a través del primero de los cinco ríos que tenía El Hades con la Barca de Caronte.



Los cinco ríos tenían nombres lúgubres: Aqueronte (el río de la pena), Cocito (lamentos), Flegetonte (fuego), Lete (olvido) y Estigia (odio).

En la otra orilla del Aqueronte, en donde vigilaba Cerberos, las sombras de los difuntos entraban en la tierra de los muertos para ser juzgadas...

P.S. Fotos tomadas en Imágenes, de Google.

Te deseo un buen día.

domingo, 26 de septiembre de 2010

La pelona

Hola a todos.
Les propongo hoy una canción de la época de las cartillas de racionamiento. Me vino a la memoria despertada por la noticia del País Digital de hace unos días. La Junta de Andalucía planea indemnizar con 1.800 euros a aquellas mujeres que en Andalucía fueron vejadas o maltratadas durante la Guerra Civil y años posteriores, por su condición de republicanas. A estas mujeres, los nacionales a veces las rapaban y las hacían pasear por el pueblo para mofa de los vecinos. La letra de La Pelona, más o menos, decía así:

La pelona está rascada
porque no le crece el pelooo,
pelonaaa, sin pelooo,
los tres pelos que tenías
los vendiste al estraperlooo,
pelonaaa, sin pelooo.

Si tú quieres pelo
vete al ...
que allí está el barbero
con el afilador.

Pónganle ustedes un poco de música recreándose en las vocales finales y tendrán una copla de la época de nuestra posguerra. Al menos es lo que deduzco leyendo la noticia citada que sugiero a ustedes leer. A mí me ha servido la noticia para enterarme de lo que significaban aquellas letras. Nunca es tarde para aprender.

Te deseo un buen día.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Crono

Hola a todos.

En el Museo del Prado hay dos cuadros con el mismo tema: Saturno devorando a sus hijos. En uno, pintado por Rubens, el niño se nos muestra con sus ojos y boca abiertos mientras el dios le muerde en su pequeño cuerpo. En el otro, obra de Goya, el dios, o más bien el mostruo, devora a la escualida criatura, y sus ojos saltones denotan una tremenda locura.

A uno, qué quieren que les diga, le da repelús la escena en ambos casos. Pero en este mundo de los dioses mitológicos cualquier cosa, incluso el infanticidio más cruel, parece ser el pan nuestro de cada día.

Saturno, sabrán ustedes, es el dios de la Mitología romana que se corresponde con Crono en la griega. En ambos casos se cuenta lo mismo. De Crono dice la Wikipedia: Crono supo de Gea y Urano, poseedores del conocimiento del porvenir, que estaba destinado a ser derrocado por uno de sus propios hijos. Por ello, aunque fue padre con Rea de los dioses Deméter, Hera, Hades, Hestia y Poseidón, se los tragaba tan pronto como nacían. Cuando fue a nacer el sexto hijo, Zeus, Rea engañó al dios dándole una piedra envuelta en unos pañales que fue lo que éste se zampó.

Entiende uno que estos seres mitológicos podían ser engañados pese a ser dioses. Así a Crono lo engañaron dándole un veneno o un vomítivo para obligarle a regurgitar o vomitar lo que había tragado en orden inverso, y así sus hijos volvieron para seguir haciendo de las suyas.

Crono fue venerado como una deidad de la cosecha, supervisor de cultivos como el trigo, de la naturaleza, la agricultura y la progresión del tiempo en relación con los humanos en general. Es el dios del calendario, las estaciones y las cosechas. Se le solía representar con una hoz (normalmente de pedernal), que usaba para segar la cosecha y que también usó para castrar a su padre, Urano.

Se debo indicar que hay otro Chronos (éste con hache intercalada) que es como el dios remoto e incorpóreo del tiempo que rodeaba el universo, conduciendo la rotación de los cielos y el eterno paso del tiempo.

En unas guerras entre Titanes y Olímpicos terminó el reinado de Crono. Si éste había llegado al poder tras derrocar a su padre Urano, fueron sus hijos encabezados por Zeus, con la ayuda de los Gigantes y los Cíclopes, quienes venciendo a los Titanes lo pusieron de patitas en la calle. Así se cumplió aquello que habían pronosticado al dios que se comía a sus hijos crudos: que sería derrocado por uno de sus retoños.

Te deseo un buen día.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Culturas diferentes

Hola a todos.
Día de playa. El sol alto pega de firme en una tarde sin nubes. En la avenida, un termómetro marca 31º. En la orilla un pequeño grupo formado por un niño de muy corta edad que juega con un balde y el agua, un hombre y una mujer, seguramente sus padres. Él posiblemente con bañador, no lo recuerdo. Ella, con vestido musulmán que va desde la cabeza a los tobillos. Tiene tan sólo al descubierto la cara, las manos y los pies que moja el mar. El hombre se agacha, coge agua en el cubo del niño y la derrama cariñosamente por la espalda de la mujer echándola entre la tela del vestido y el cuerpo. Trata de amortiguar el calor que a buen seguro ella está sintiendo. Junto a ellos pasan indiferentes hombres y mujeres, cada uno a lo suyo. Con el mínimo de ropa que permite nuestras costumbres. Cada vez menos tela y más carne fuera. Los hombres, ya se sabe, con los bañadores de siempre después de los sufridos Meybas de antaño. Las mujeres, a la moda. Con sus cachetes traseros al aire, y tan sólo una pequeña cinta para sujetar el penúltimo invento de ropa de baño que viste: el tanga. Culturas diferentes. ¿En dónde la verdad, si la Verdad puede ser encontrada?

Te deseo un buen día.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Mi pie

Hola a todos.
Cuando lo vi pisando con suavidad la arena de la playa sentí un irreflenable deseo de fotografiarlo. Me ayudó a ello el hecho de que llevara conmigo en aquel momento la pequeña cámara digital. La preparé en un instante, enfoqué el objetivo, me recreé en tan inspirado momento y disparé guardando para la posteridad la belleza de mi pie derecho. Convendrán conmigo en que estaba guardando en pixeles una obra maestra de la Naturaleza. Y convendrán también en que no damos verdadero valor a las diferentes partes de nuestro cuerpo hasta que éstas comienzan a fallar. Mi pie derecho, y su compañero de fatigas el izquierdo, aun me sostienen y me llevan, permitiéndome mantener mi cuerpo en posición erguida, de firmes o de descanso según se tercie. No es cosa del otro mundo, claro, está. Desde la más lejana antigüedad el Hombre es bípedo, y millones y millones de seres humanos hemos gozado, y gozamos, de la verticalidad. Por ello, los pies, maravilla de la ingeniera genética, han evolucionado a lo que hoy es. ¿No sienten ustedes un deseo irrefrenable de morder los piesitos de un bebé. que parecen un regalo, cuando el pequeño patalea en su cuna moviendo con frenesí sus piernitas?


Te deseo un buen día.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Buena vida

Hola a todos.
Tengo por seguro que todos y cada uno de los playeros que vamos a Las Canteras lo hacemos con la intención de pasarlo lo mejor posible. Es lo que hoy se llama 'mejorar la calidad de vida'. Cada cual lo hace a su modo y manera, sin que haya un patrón común, aunque sí hay unas cuantas pautas de comportamiento generalizadas. Los hay que entienden que lo mejor de la playa es pasar tumbado al sol las horas más fuertes del mediodía aunque ello le suponga terminar como sardinas en una barbacoa. Están aquellos para los que el caminar por la orilla, con el agua por los tobillos, es lo más lindo del mundo. Existen unos cuantos que su diversión favorita es llevarse un buen libro y pasar horas leyendo con el arrullo de las olas. Por supuesto tenemos a los surferos, pero éstos, por su juventud y sus acrobacias, pertenecen a un grupo aparte. Y los que que montan un casino con su bingo particular o sus partidas de cartas. A unos les tumbarse sobre una toalla con un montoncito de arena para reposar la cabeza; a otros -los pudientes- les encantan las hamacas, y luego están los que ni por equivocación se sientan ni se tumban porque son del parecer que lo chachi es correr, playa arriba y playa abajo, los cuarenta y dos kilómetros de la maratón, a paso ligero.

Cada cual se acomoda como le parece y de ahí las sombrillas multicolores. Pero créanme que el mejor ejemplo para conseguir la buena vida en la playa lo encontré el otro día, ya a la atardecita, con la marea baja y el sol poniéndose por entre las nubes de Tenerife, con temperatura ideal para ser acariciados por el agua mansa, en la estampa de dos señoras sentadas en la mismisima orilla con sus sillas plegables que habían puesto, justito, justito, en donde jugaban a la cogida la arena y las sebas y el agua.

Te deseo un buen día.

viernes, 10 de septiembre de 2010

El caboso

Hola a todos.
Mis nietos en la playa se entretenían intentando pescar cabosos y sargos por los charcos entre las piedras. También intentaban coger pequeños cangrejos, normales y ermitaños, y caracoles. En estos quehaceres podían pasar horas enteras buscando en los Lisos, zona de piedras porosas en la Playa de Las Canteras. Cuando sube la marea los Lisos quedan bajo el agua; cuando baja, las piedras son un verdadero tesoro de pequeña fauna marina. Por eso gusta tanto a los niños. Por eso gusta tanto a mis nietos.

Uno de los días, Carlos consiguió pescar un caboso. Fue con un artilugio de pesca preparado por su papá que constaba de una botella pequeña de agua, vacía, un trozo de sedal y un anzuelo. El caboso cayó en la trampa y el anzuelo quedó enganchado en su labio inferior. Primero Carlos y Javier, luego yo y más tarde otro hombre (sin prácticas de pesca) intentamos quitarle al pez el anzuelo que le aprisionaba, sin éxito alguno. El pobre pescado movía su cuerpecito en nuestras manos intentando volver a su líquido elemento. Daba coletazos, seguramente con desesperación. Y daba boqueadas buscando el oxígeno que con sus branquias fuera del agua no podía llevar a su organismo. Al rato, paró en sus inútiles intentos. Quedó muerto en un sacrificio sin razón.

Intenté explicar a los chiquillos la necesidad de preservar la vida. Como una gota de agua irá calando la idea en su cabeza aunque de momento parezca que no lo haya conseguido. En su interior prevalece aún, lo más probable, el instinto depredador del Hombre.

Te deseo un buen día.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Hefesto

Hola a todos.
Escribe Indro Montanelli en su libro Historia de los Griegos, hablando de la época del rey Minos o sea de la civilización minoica, lo siguiente: "El dios de aquella gente se llamaba Vulcano, y corrrespondía al que entre los griegos fue Zeus y con los romanos Júpiter. Era un personaje omnipotente e iracundo (...) La gran fuerza de Minos, en tanto que rey, fue la de descender de aquél, o por lo menos de haber logrado hacérselo creer a sus súbditos". Comoquiera que estoy interesado en desenredar la madeja que para mí supone tantos dioses griegos, mayores y menores, me pongo a buscar información sobre Vulcano, y me encuentro con Hefesto.

Vayamos por partes:

Empecemos por Cronos, quien era el más joven de la primera generación de titanes, descendientes divinos de Gea, la tierra, y Urano, el cielo.

Continuemos con Rea, hija igualmente de Gea y de Urano y por tanto hermano de Cronos, pero además, esposa de éste. Tuvo varios hijos que fueron siendo devorados por Cronos, al nacer, pues éste estaba advertido de que un hijo le arrebataría el trono. Cuando fue a nacer Zeus, Rea engañó a Cronos dándole una piedra envuelta en pañales que devoró, por lo que Zeus pudo vivir.

Zeus pasó a ser el más importante de los dioses del Olimpo. Era el dios del cielo y el trueno.

Hera era la esposa y la hermana mayor de Zeus, y lo suyo era presidir como diosa los nacimientos y los matrimonios. Fue tragada por su padre, Cronos, y luego regurgitada.

Hera con Zeus tuvo como descendientes a Ares (dios de la guerra), Hebe (diosa de de la juventud), Eris (diosa de la discordia), e Ilitía (diosa de los partos). Por esos líos entre los dioses engendró a Hefesto ella sola, sin el concurso de Zeus, (algunos dicen que a todos sus hijos igual), y viendo la fealdad de Hefesto lo expulsó del Olimpo.



Vulcano, por Rubens.

La Fragua de Vulcano, por Velazquez. (El dios Apolo visitando el lugar donde Vulcano se encuentra fabricando armas).

Hefesto tuvo mala suerte. No sólo fue expulsado del Olimpo por su madre debido a su fealdad, sino que en otras versiones se afirma que fue su querido padre, Zeus, quien cabreado con él lo tiró porque liberó a su madre que estaba atada con una cadena de oro entre la tierra y el cielo. Hefesto cayó nueve días y noches hasta el mar y así el pobre quedó lisiado y cojo además de feo.

Era Hefesto un artesano, y el dios del fuego y la forja, de los herreros y los artesanos, de los metales y la metalurgia. Fabricó con sus manos un trono mágico de diamante para su madre (en venganza por haberlo expulsado del Olimpo) en el que Hera al sentarse en él quedó atrapada sin poder levantarse. Para liberarla pudo unas severas condiciones, una de las cuales fue que consintieran su matrimonio con Afrodita.

¿Verdad que es un lío de mucho cuidado? Pueden ustedes creer que sí. ¿Y a qué viene este principio de culebrón con lo que nos dejó escrito el bueno de Indro Montanelli?. Veamos: Indro pone al mismo nivel a Vulcano, a Zeus y a Jupiter. Sin embargo por lo que leo en la red Vulcano es el dios romano que se corresponde con Hefesto, dios griego. ¿Error de Montanelli, o error en la traducción de su libro? Preguntas para las que, de momento, no tengo respuesta.

Te deseo un buen día.

viernes, 3 de septiembre de 2010

La barriga

Hola a todos.
No mentiré a ustedes si les digo que cuando yo era apenas un jovenzuelo imberbe que trataba de abrirme un hueco en esta vida, la barriga, mi barriga para ser exacto, ya me daba la lata. Molestias o dolores, y más molestias y más dolores, me han acompañado desde entonces acá y esta enfermedad inexistente pasó a ser un tema tabarrónico en mis conversaciones hasta que el infarto vino a dejarla en un segundo plano. Ahora creo, y espero, que ya no mortifico a mis amigos con mis supuestas jaquecas estomacales. Bastante me han aguantado hasta el momento. Pero, -siempre hay un pero-, me encuentro en estos días playeros con un nuevo motivo de preocupación. Permítanme por tanto que lo comporta con todos ustedes. De un tiempo a esta parte, la báscula me viene advirtiendo de que me estoy acercando inexorablemente a una barrera en mi masa corporal, o peso, o como quiera que se llame, de la que me será muy difícil retroceder. No quiero mortificarles con el dato exacto. Les supongo lo suficientemente perspicaces para adivinarlo deteniendo la mirada aunque sólo sea unos segundos en la fotografía que acompaña esta entrada. Les aseguro que soy yo, y mi sombra. Y mi barriga, claro.
.
Te deseo un buen día.

sábado, 28 de agosto de 2010

El hilo de Ariadna

Hola a todos.
Habíamos visto a la vaca loca de Pasifae gozar como una novilla con el toro blanco. Sabíamos del porrazo que se pegó Ícaro cuando junto a su padre, Dédalo, remontó el vuelo y subió más de la cuenta en busca de más altos horizontes. Y teníamos noticias de que el cornudo rey Minos había encerrado al Minotauro y a su infiel esposa Pasifae en un castillo lleno de corredores y puertas que no llevaban a ninguna parte, y al que llamaban Laberinto. Lo que ignoramos hasta el momento, es en qué se ocupaban la infeliz mujer y el pequeño monstruo para distraer tantas horas de mortal aburrimiento. Podemos suponer a la reina tejiendo lana, que era uno de los pasatiempos preferidos de las señoras, y al joven bruto jugando al ajedrez o practicando boxeo si conseguía contrincante tal como nos muestran a los hombres de la época pinturas encontradas. No nos dice la historia, y es una pena, si estos dos desventurados estaban solos en su encierro o si compartían estancia y comida con otros huéspedes.

Lo que si nos cuentan, es que Minos guerreó y ganó a muchos pueblos en aquellas reyertas con las que se entretenían tan a menudo, y que a todos los vencidos exigía la entrega de siete jóvenes y siete doncellas, (unos dicen que todos los años, y otros que cada nueve años,) para dar de comer y entretener al Minotauro. También tuvo su guerra particular con Atenas, al morir su hijo Androgeo muerto por un toro con el que se enfrentó en lucha desigual, tras participar y ganar en los juegos. En la ciudad de Atenas reinaba Egeo, y éste se vio obligado a pagar su cuota correspondiente de botín; y aquí aparece el 'muchacho'. Teseo, hijo del rey, se ofrece para ser uno de los siete jóvenes en la tercera entrega de las catorce víctimas inocentes. Y aparece, como no, la 'muchacha': con nombre de Ariadna, hija de Minos y de Pasifae, que se enamora de Teseo a quien conoce en palacio. Éste le da cuenta de sus planes y ella le provee de un ovillo del hilo que estaba hilando. De esta suerte pudo Teseo, al penetrar en el Laberinto, dejar en la puerta atado el hilo, que irá desenrrollando, y que le permitirá encontrar la salida una vez haya matado al monstruo.

Y colorín colorado: Teseo se lleva con él a Ariadna con quien se casa, pero, corazón desagradecido, la deja abandonada en Naso, en una playa.
.
Ariadna abandonada (1774)

Descripción: Óleo sobre lienzo. 63,8 x 91 cm.
Localización: Museo de Bellas Artes. Houston
Autor: Angelica Kauffmann

Tomada de: epdlp.com

Te deseo un buen día.