viernes, 18 de noviembre de 2011

Perogrullo

Hola a todos.

Como diría Perogrullo: lo bueno es bueno, lo estupendo es estupendo y lo formidable es formidable. Y bien que lo sabemos nosotros los mayores cuando aprovechando los años que nos restan de nuestra insaciable juventud nos vamos de viaje en busca de nuevas emociones.
Cada rincón nuevo, cada paisaje entrevisto, cada árbol o flor que hallamos o cada nueva senda que recorremos nos invade llenándonos el corazón de gozo maduro y reflexivo. Hemos vuelto de Almúñecar y los recuerdos se me desparraman mientras miles de imágenes y cientos de vivencias pugnan por ocupar el primer lugar de mi atención. Llega entre ellas la avenida de las playas por la que paseamos y nos detenemos a contemplar el mar y en ella admiramos las esculturas que salen a nuestro encuentro en la zona que llaman Playa de Europa con sus desnudos artísticos, subimos a lo alto de un montículo que se adentra en el mar en cuya cima una cruz blanca nos pide subir con insistencia y antes saludamos a Abd Al-rahman I, fiero y bondadoso a un tiempo, que nos saluda al pasar junto a él. Vemos a lo lejos el arco de La Herradura con el mar hoy apacible en el que un aciago día se hundieron veinticinco goletas de la Armada Española, de un total de veintiocho, que se habían acercado a resguardarse de una horrible tempestad. Vemos en una loma, junto a las casas, el castillo de San Miguel que en tiempo tenía la misión de defender la ciudad. Nos sentamos junto al mar en una terraza con pocos turistas y nos imaginamos el hervidero de gentes en los meses del estío en esta bella e importante localidad costera.




Lo dicho: lo bueno es bueno y mucho más que eso, cien veces bueno.

Te deseo un buen día.

2 comentarios:

Felipe Tajafuerte dijo...

Recuerdo muy poco de una breve estancia en esta ciudad de apenas dos horas. El tiempo no dio más de si. Saludos

Driada dijo...

Vengo desde Blogueros mayores
Me he dado un paseito por tu espacio y veo que te gusta salir de casa con la cámara bien cerca a mi también me gusta
Un saludo