sábado, 2 de febrero de 2008

Yo, Drag Queen


Hola a todos. Yo, Drag Queen o yo a la gala Drag Queen. Que no es lo mismo pero como si lo fuera porque yo, desde que pude, salí del armario, me fui a los Montaditos y con dos bocadillos tan chiquititos como mi pensión y un cuarto de vino tinto me preparé para mejor pasar las penas. Pero de penas nada: de alegría desbordante, desbocada, contagiosa, animosa, despreocupada... ¡qué sé yo de adjetivos debo usar para trasladar el trepidante espectáculo. El apoteosis. Noche completa de luz, música, canciones, aplausos; contorsiones en el escenario y movimientos al son de la música en las gradas; gradas repletas hasta en las escaleras; no falta el "pío pío" ni el "hola don Pepito" ni el corear las canciones de la transgresión "¡a quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga..." canta el público enfervorizado acompañando a los altavoces como un himno de guerra; una bandera con los colores del arco iris revolotea reivindicando el movimiento gay y el que es su himno es coreado y bailado y el presentador -de los Morancos- con su gracejo andaluz nos pregunta: "¿Saben cómo se llama a un gay sin GPS?" y él mismo contesta: "¡maricón perdido!" La risa contesta por sí sóla saliendo de las gargantas y del corazón del público; lo mismo que cuando dice: "Antes para verle el culo a una mujer había que quitarle las bragas; ahora para verle las bragas hay que abrirle el culo..."







Acompaña en la presentación de la Gala la Terremoto de Alcorcón con gracejo y simpatía suficiente para ser pareja insuperable. Los cuerpos de baile admirables en sus movimientos se mueven por el amplio escenario bajo la luz de los focos que juegan con haces de luces de colores, y a veces una explosión de fuegos de artificio enciende el decorado. Desfilan los candidatos a Reinonas, gigantes con la cabeza cerca de las nubes dejando pequeños cual enanos a sus acompañantes. Uno y otros se mueven ágiles como gacelas haciendo música con sus cuerpos que acompañan a la música de las canciones. Es frenético el ritmo y no se descansa porque tras un grupo de Drags intervienen artistas que nos proponen seguir con la fiesta y así una y otra vez hasta cumplir con el rito de iniciación de todos los aspirantes al título con sus trajes majestuosos, de coloridos diversos, que van dejando una estela de emociones en las dieciseis actuaciones; me dicen que son quince varones y una mujer los que participan, aquí no hay distingos ni exclusiones porque así lo quiere el pueblo que es quien manda...

Intervienen varios artistas entre ellos el grupo grancanario Las Lady's y los Vengaboys; canta más canciones, un popurrí para que el público las coree, la artista mejicana Gloria Trevi; dice 'Las Palmas de Canarias' varias veces y alguien le hace ver que no es así; rectifica y dice 'Las Palmas de Gran Canaria' y el público vitorea por aquello del prurito y del honor mientras unas pocas gotas de lluvia mojan mi peluca envidiosas de nuestro jolgorio y me permiten lucir mi paraguas color naranja. Sube el Drag Queen del año 2007 y ejecuta su acrobático baile con los aplausos de todos; el jurado delibera y esperamos su dificil veredicto para saber quien gana y quienes le acompañan en el honor, y todos suben al escenario que para eso es inmenso. Nombran al tercero de los premiados que salta junto con su séquito de júbilo mientras aplaudimos; así con el segundo en la lista; llaman al Alcalde para que suba a coronar como representante que es del pueblo al nuevo ídolo o al nuevo dios que para eso estamos en el Carnaval del Olimpo. No me preocupo en saber a quienes ha favorecido la suerte porque todos merecen ser ganadores que para eso han hecho los deberes y se lo han currado bien.

Termina el espectáculo porque lo bueno si breve dos veces bueno y buenas son las tres horas de alegría que termina con nuestro himno del carnaval mientras el ritmo sigue moviendo nuestros esqueletos, preparando el cuerpo para el gran Desfile de mañana... y aquí aparecen algunas mascaritas, procaces ellas -muy pocas para mí- y todo ello después de la traca final de fuegos artificiales.

Te deseo un buen día.

2 comentarios:

vanitaperal dijo...

Weno, yo pensaba que lo sabia todo de este hombre pero.... jamás pensé que unos pequeños montaditos y un pisco de vino acompañado de unos pequeños trapitos transformasen a esté hombre, antes tan serio, en un verdadero drag, transgresor, provocador, libre y loca.

Felicito que hayas a acogido a Don Carnal.

Genial Angel, genial!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por haber salido por fin del armario y vivir la vida intensamente. Creo que me estoy contagiando de tu alegría y voy a salir más de casa. Por cierto,fino en el color de la peluca, pero tu amiga de la foto inferior necesita algo de ropa.