miércoles, 14 de octubre de 2009

El Roque

Hola a todos.

A una cuarta poco más o menos del Charcón de San Felipe está El Roque. Es éste un promontorio, un cabo en miniatura, o el dedo índice de un gigante que se mete en el litoral para partirlo en dos mitades. A un lado, a nuestra derecha si miramos al mar, queda la costa de San Andrés y más allá la de Bañaderos como antesala de las montañas de la Isleta que se ven al fondo, y a nuestra izquierda están el Charcón y la playa de piedras que terminan pasado ya el barranco de Moya. Lugares todos éstos que recuerdo siempre con el verdor de las plataneras y el blanco de las olas batiendo contra la orilla.

Al Roque lo he visto yo, tal como está hoy, desde siempre. Imagino que las casas habrán sufrido modificaciones pero la impresión que tengo es que son las mismas, enclavadas en el suelo firme de roca fuerte que desafía los embates del mar. Se ve bonito según bajamos por la autovía del norte y no pasa desapercibido con el color amarillo de gofio tostado que los vecinos dan a casi todas las casas. Subí allí el otro día por primera vez, pues me habían hablado muy bien de un restaurante que está en lo que sería la proa de este portaaviones si tal oficio tuviese. El terreno está aprovechado al máximo en el promontorio y las callejuelas son apenas estrechos pasillos que separan las casas que se suceden hasta el final. Aquí, donde las casas terminan, han creado una pequeña plaza en la que cabe una decena de mesas que invitan a un almuerzo (con buen pescado del día) o a un refrigerio, servidos por personal atento del pequeño restaurante. A nuestro alrededor, por tres partes, el mar. Por la punta, (a la hora en que estuvimos estaba subiendo la marea), sonada el ruido de las olas batiendo fuertemente contra las rocas. Y este ruido, junto con la espuma que salpicaba cada poco, me producía una sensación de bienestar.

Me barrunto que un buen día, de esos de lluvia y viento del norte, y con el mar picado, puede ser interesante venir a este sitio a tomar una cerveza o mejor un buen trago de ron.







Te deseo un buen día.

3 comentarios:

"Premio Maria Amelia Lòpez Soliño" dijo...

A todos nuestros seguidores y amigos: Os rogamos que leáis el último post publicado en el blog.
Ante la negativa del concello (ayuntamiento) de Muxía de instaurar un premio para mayores blogueros, argumentando que "son muy pocos los que tienen blog" (¿?), solicitamos vuestras opiniones, de vital importancia, para establecer una nueva base y estrategia sobre las que poder continuar con el proyecto.
Gracias por vuestra colaboración.

si este mensaje te ha llegado repetido, te pedimos disculpas

Preste Juan dijo...

Sí, realmente es un sitio tan escondido como cercano. Y que vale la pena.
Me encanta la poética prosa con la que relatas "tus encuentros"

Osvaldo dijo...

Me interesa viajar por distintos sitios, y por ello soy de buscar informacion sobre varias ciudades a las cuales asistir. Es por ello que trato de pasar mucho tiempo en los apartamentos buenos aires para no tener que salir y gastar plata en el exterior