jueves, 23 de octubre de 2008

Zaragoza 4 - La Aljafería

Hola a todos. Un buen día nos fuimos con el Bus Turístico a dar un paseo por la parte monumental de Zaragoza y en ésta nos llevaron a visitar la Aljafería. No conozco la Alhambra ni ningún otro palacio musulmán y La Aljafería es hoy por hoy lo más que conozco del Arte de esta época gracias a esta visita. Visto desde fuera es un edificio fortificado con jardines y fosos alrededor. Destaca la Torre del Trovador y se entra por una puerta con arco de herradura y ya en su interior podemos ver la iglesia de San Martín, del siglo XIV, en la que están expuestos en vitrinas importantes documentos.





Vamos al interior hasta un bello patio ajardinado, no muy grande, que tiene naranjos y flores; los arcos son muy bonitos y exquisitamente trabajados. Seguimos nuestro camino y llegamos a otro patio, rectangular y mayor que el anterior, con dependencias utilizadas por el Gobierno de Aragón, en el que lucen preciosas unas enredaderas en la pared. En el pasillo de subida al piso superior vemos expuestos trozos de columnas y frisos y capiteles que datan del siglo XI, seguramente, en que fue construido el este precioso edificio que fue llamado Palacio de la Alegría por el rey. Recorremos las diferentes estancias deteniéndonos en las filigranas, arabescos, yeserías y ornamentación vegetal propia de los árabes. Nos paramos a mirar los techos artesonados y las ventanas y puertas. En un rellano de la escalera podemos ver un tapiz con el escudo de los Reyes Católicos, según creo recordar, y en una estancia una gran mesa rectangular apropiada para reuniones o banquetes.


Como siempre me ocurre, me veo imposibilitado de explicar lo que siento con estas obras de arte por lo que a fuer de sincero sólo puedo decir que en su conjunto, y mirando todos y cada uno de los elementos que la componen La Aljafería es una joya. Y que merece ser visitada deteniéndose cada pocos pasos para admirar cuanto se nos ofrece: columnas, techumbre, paredes, estancias. Todo está bellamente conjuntado y da la impresión de que ni falta ni sobra nada. El espíritu constructor del hombre está presente, y hoy podemos contemplar para nuestro deleite una obra que arranca de hace más de mil años.


.


Te deseo un buen día. Sé feliz.

1 comentario:

Joana dijo...

Hola,
Navegando por internet he llegado hasta tu blog.Decirte que hace algo más de un año estuve en Zaragoza y me ha encantado leer tus comentarios sobre La Aljaferia, yo me quede prendada de ella.
Saludos.