martes, 21 de abril de 2015

Sao Miguel - Tres días

Hola a todos.
Tuvimos tres días para deambular por Ponta Delgada. Paseábamos dejándonos llevar por la intuición. Ya la conocíamos algo -gracias a Ruben- así que teníamos referencias como para no perdernos por los vericuetos de sus calles cosa que además parece imposible. Los tres días nos dio para mucho, tanto como para decir que conocemos el paisaje íntimo y el sentir de la ciudad aunque siempre quedarán rincones por descubrir. Un día, el sábado, tuvimos una experiencia inolvidable. Habíamos ido al Jardín Botánico José do Canto. Estábamos contemplando los árboles y las plantas en general. Habíamos llegado a un punto en que un chorro de agua subía de una fuente hacia el cielo para caer en gotas espaciadas sobre el agua de un pequeño estanque. De repente, el agua que caía comenzó a ir a más, a mucho más. ¡Estaba lloviendo de forma intensa! ¿Qué hacer? ¿Dejábamos el paseo a medias o seguíamos "cantando bajo la lluvía" como en la película de Gene Kelly? No cantábamos pero sí reíamos sintiendo el agua cayendo a goterones caer sobre nuestros paraguas mientras concluíamos el recorrido.





Ese mismo día nos fuimos al muelle. Teníamos una cita con el restaurante Conver que no queríamos perder pues nos esperaba un estupendo pescado. Ya conocíamos el restaurante de una ida anterior y ya volveríamos otra vez al tercer día. Sus pescados, sus salsas, su vino están a la altura del sitio (sencillo y discreto) y al trato amable de quien nos atendía.


En dos noches fuimos al teatro Micaelense. Ruben nos había dicho que iba a actuar en un grupo pues habría concurso de Tunas. Así que le hicimos caso. Pasamos, podemos afirmarlo, ratos estupendos oyendo cantar e interprentar las canciones a los muchachos y muchachas componentes de las distintas tunas que actuaban, algunas venidos desde Oporto y Lisboa. El teatro, pequeño y sin pretensiones, nos gustó al igual que la decoración que para el evento habían confeccionado los jóvenes.





¿Qué más decir? ¿Qué más contar de un viaje que nos resultó tan placentero?
Solo nos queda dejar constancia de nuestro agradecimiento, nada más, pero nada menos.

Te deseo un buen día.

2 comentarios:

Marcos dijo...

No es poco todo lo que nos has contado. Un gran aliciente para tener en cuenta en futuros planes.

El final bajo la lluvia, con panza llena y buen humor, una anécdota mas para recordar.

Me alegro mucho por vosotros.

RECOMENZAR dijo...

Muy interesante relato de vida de un momento