miércoles, 17 de febrero de 2010

Beethoven

Hola a todos.
Hace algún tiempo decidí nombrar a Ludwig van Beethoven mi ídolo protector. Por dos razones: porque es uno de los más grandes genios de la música y porque quedó sordo. No es que yo vaya camino de ser lo primero pues mis habilidades como músico son tan tristes y ramplonas que no dan para mucho. Más bien voy camino de lo segundo. Como he comentado mi audición va tan mal que a lo mejor -a lo peor, habría que decir- terminaré tan sordo como el pobre Beethoven. Espero que no, ¡Dios sea loado! para seguir disfrutando de las obras de este compositor genial. Como gocé viendo la película Copying Beethoven que es una mezcla de ficción y realidad sobre los últimos años de la vida del gran músico, cuando éste, sordo total, compone la Novena Sinfonía. En la película, Anna Holtz, joven estudiante de composición musical, (que nunca existió), es enviada por el conservatorio para ayudar en la transcripción de las partituras. Así, con este tema, asistimos a diálogos imposibles y a la recreación del estreno dirigido por el propio Beethoven de esta su sinfonía genial, y escuchar, entre otras, su sonata Claro de Luna que llega al fondo del corazón.



Te deseo un buen día.

1 comentario:

Cuentame un cuento dijo...

Muy buen gusto tienes tu la verdad.a mí es que la música me gusta toda en general y los clásicos también.

por cierto,q ue en la época de Beethoveen no había aparatitos tan bueno como los de hoy en día, así que si lo necesitas animo,¡encima no se nota¡, un abrazo.