sábado, 13 de febrero de 2010

Estrellas

Hola a todos.
El Parador de la Cruz de Tejeda está a una altitud de 1049 metros, o sea cerca de las estrellas. Por ello, la otra noche, aprovechando la ausencia de nubes y de la luna, que al estar en cuarto menguante dejaba el cielo con un color negro azabache, salí del parador bien abrigado para ver las estrellas. Me alejé un poco de los focos de luz eléctrica adentrándome en la negrura de una de las carreteras que llegan al cruce, y miré al cielo, y quedé boquiabierto. Ante mis ojos el espectáculo grandioso de la bóveda celeste con cientos -con miles- de puntitos blancos brillando en la obscuridad. Creí ver, y a lo mejor fue una presunción mía, el carro de la Osa Mayor. ¿O era la Osa Menor con la estrella Polar que nos señala el norte? Mis conocimientos de las estrellas dejarían en evidencia a mis profesores de astronomía si los hubiera tenido...

Estuve largo rato mirando a los alto hasta casi dolerme el cogote. Una estera o hamaca para poderme tumbar sin sentir el frío del suelo me hubiese venido de maravilla. Al no tenerla estuve de pie en actitud reverente todo el rato que pude, mientras pensaba como los urbanícolas, ansiosos de luz eléctrica en nuestras casas y calles, en nuestros edificios emblemáticos y en las plazas y avenidas de nuestras ciudades, hemos despreciado la luz de las estrellas.

Te deseo un buen día.

1 comentario:

Cuentame un cuento dijo...

Qué hermoso esoq ue cuentas d elas estrellas,jajajyo acabod e venir de Valsequillo y me ha pillado con viento y con lluvia pero lo he pasadoe n grande,Muchas gracias por mostrar todos los lugares de nuestra tierra, abrazos.