domingo, 13 de enero de 2008

Valleseco


Canta la copla en Canarias:

En Valleseco tengo un amor



Rosa se llama mi bella flor

Virgen del Pino, Virgen María
si ella me olvida, yo moriría...




Hola a todos. He de reconocer con pena mi desconocimiento casi total de un municipio de las medianías de Gran Canaria y mi desapego para con él, entendiendo como tal el que este bello pueblo haya sido para mí, hasta ahora, sólo sitio de paso y no de estancia. Está situado en el centro norte de la isla y se puede llegar desde Las Palmas pasando por uno de los pueblos cercanos: Arucas, Firgas o Teror. Es paso obligado o al menos preferente para ir al municipio cumbrero de Artenara y al majestuoso Pinar de Tamadaba. Municipio tranquilo que en la edición de mi diccionario en 1987 contaba con sólo 4.423 habitantes; es tradicionalmente agrícola y ganadero, con excelentes frutos entre los que se cuenta la sabrosa manzana 'francesa' que hace honor al no menos sabroso queso tierno, y según me hizo ver un antiguo alcalde, don Rogelio, cuenta con abundantes acuíferos mostrándome orgulloso la etiqueta de una botella de agua de Firgas, de gran consumo en la isla, que dice ser del manantial La Ideal II en Valleseco.
El porqué del nombre, Valle y Seco, es algo inconcebible y al parecer tuvo su origen en un error administrativo, porque no hace falta caminar mucho para darse cuenta de tal desatino. Aunque según otra versión de gente del lugar se debe a que está en medio de Madrelagua y de Las Madres que sí son mucho más afortunadas en agua. Está entre barrancos y montañas, y la humedad puede verse y sentirse. Hace frío en invierno y calor en verano como ocurre en cualquier sitio que se precie, haciendo bien el eslogan que dice que Gran Canaria es un continente en miniatura. Cuenta con sitios preciosos como su 'Laguna', hondonada que en días de lluvia almacena agua, y que en tiempo seco se usa o se usaba como hipódromo con carreras de caballos programadas. Es digno de mencionar 'Cueva Corcho', cruce de carreteras que nos lleva con dirección a Tejeda y que no es raro encontrar con densa niebla, y que era paso obligado de muchas de las excursiones que hace ya tantos años organizaban los clubs de cultura y recreo de la Capital. Entre sus barrios nombraré al que tiene por nombre Lanzarote (igual que la isla hermana) que está camino a las cumbres y que nos permite una visión panorámica de casi todo el municipio que va quedando a sus pies. También El Zumacal es un pago que ha ido creciendo en los últimos años y que une casas antiguas con otras de reciente construcción.

Precisamente hoy hemos estado con nuestros buenos amigos, Lali y Juan, que compraron casa en El Zumacal que puede tener el siglo de existencia, y que la mano amorosa de sus nuevos propietarios han ido modelando, y adaptando para hacer un verdadero hogar. Luce en un espléndido salón comedor, (apropiado en mi opinión para escenario principal de una bonita novela), una chimenea donde arden leños de buena madera que mantienen la vivienda con un calorcito que contrasta con el frío de este día de invierno. Día por lo demás muy agradable, sin lluvia ni viento, y poco nublado. Cuenta la casa con un magnífico ejemplar de castañero, frondoso y corpulento de tronco, cuyas ramas sobrepasan con mucho la azotea. En su interior además del salón, el pasillo y rincones aparecen decorados dando la sensación de que nada sobra y nada falta, aun cuando me comenta la pareja de amigos sus intenciones de seguir mejorando todo lo mejorable. Como una figura decorativa, pero ésta con vida propia y activa, una hermosa perra de tres años y nombre Lua, de pelaje precioso a dos tonos, y que recuerda los perros de la Plaza de Santa Ana en Las Palmas, termina por darnos, a mi y a mi familia que me acompaña, la más grata de las bienvenidas. Y como siempre nombro el comer y el beber, ¡no faltaría más!, un apetitoso cocido madrileño -gracias a doña Josefa madre de nuestra anfitriona- con vino tinto, ayudó a terminar, si algo quedaba con el frío que pudiéramos tener.


Te deseo un buen día.

1 comentario:

Revista Altura dijo...

Felicidades por este artículo sobre Valleseco. El mismo ha sido enlazado en la Revista Altura (Revista independiente del municipio de Valleseco). La página web es: www.revista-altura.es

Un saludo cordial